Seleccionar página


El Centro de Arte Contemporáneo de Málaga renueva por quinta vez su colección permanente. Apocalipsis es un reflejo de la sociedad, una sociedad que a lo largo de su historia se ha visto invadida por sentimientos encontrados que van desde la desesperanza, la desolación de la guerra, la muerte o la destrucción, a la incertidumbre, la soledad y la inquietud. Artistas consagrados y de proximidad conforman esta nueva muestra del CAC Málaga, una declaración de intenciones que manifiesta el eterno compromiso del mundo del arte contemporáneo con los problemas sociales y políticos más graves. Una mirada del caos como sinónimo de crisis.
El próximo sábado 15 de mayo a las 20h, coincidiendo con la celebración de La Noche en Blanco, el CAC Málaga inaugura Apocalipsis, quinta renovación de su colección permanente, comisariada por Fernando Francés.
La muerte y las reacciones que ésta provoca, los horrores de la guerra, la pobreza y el poder económico, la violencia de género o el terrorismo, son los ejes fundamentales sobre los que gira Apocalipsis, en clara alusión a los sentimientos y emociones que suscitan en los artistas determinados momentos históricos del último siglo. Frente al olvido y la volatilidad del tiempo, el compromiso y la implicación del mundo de la creación.
Un recorrido por el devenir de la sociedad desde finales del s. XX a nuestros días. El dolor que invade las obras de Louise Bourgeois, la sublevación contra la amnesia de la historia de Amselm Kiefer, la reflexión sobre la necesidad de la verdad de Thomas Ruff (Plakat I, 1996-1997), el diario fotográfico de Nan Goldin cargado de tristeza, soledad, enfermedad y, a pesar de todo, ternura, o El beso de la muerte de Rebecca Horn, en la que escenifica el conflicto sentimental y de intereses que determinadas situaciones pueden llegar a generar, conviven en Apocalipsis con otros artistas que ya han expuesto en el CAC Málaga de manera individual: la fragilidad de la realidad de la vida reflejada en las fotografías de José Noguero a través de conceptos como el vacío, la ausencia o el silencio (Vastu 1 y Vastu 2, ambas de 2004) y la pobreza, no sólo material, sino también de espíritu de 396 Mujeres. La Casa del Pueblo, Bucarest, Rumanía. Octubre de 2005, de Santiago Sierra.
En todas y cada una de las obras que constituyen Apocalipsis es patente el compromiso del arte contemporáneo y sus artistas. Baste como ejemplos las de algunos de los artistas andaluces que participan como Matías Sánchez y la ironía intelectual con la que transmite lo cotidiano y sus preocupaciones (Gabinete de crisis, 2007); la mordacidad de la obra de Cristina Lucas, La Liberté Raisonnée, 2009; la reflexión sobre la muerte y las reacciones que provoca que hace Aaron Lloyd: dolor, desesperanza, hundimiento (Lamento I y Lamento II, 2005); así como la destrucción y la devastación que trajo consigo la caída de las Torres Gemelas y la incertidumbre social que ello produjo, quedan plasmadas en Site of World Trade Center VII, 2002 de Chema Alvargonzalez.

En definitiva, el CAC Málaga exhibe con Apocalipsis la implicación de los artistas contemporáneos en los problemas más dramáticos e inquietudes que invaden la sociedad de nuestros días, a través de una amplia representación de fórmulas que pasan por la escultura, la pintura, la instalación, el video y especialmente la fotografía.

Ir al contenido