Seleccionar página

EL CAC MÁLAGA PRESENTA FRANZ WEST. ÚLTIMAS DÉCADAS

El Centro de Arte Contemporáneo de Málaga presenta Franz West. Últimas décadas, celebrando el trabajo del artista austríaco fallecido en 2012, comisariada por Helena Juncosa. La muestra, como homenaje, reúne una selección de treinta y cinco obras que abarcan diversos aspectos de su amplia trayectoria artística permitiendo a los visitantes conocer de primera mano su trabajo. El juego que establece entre la ironía y el humor queda patente en su particular estética que enlaza con la tradición escultórica europea. En esta muestra podremos ver las esculturas de diferentes materiales: papel maché, yeso, poliéster o aluminio, además de diversos collages y muebles.

11 de junio del 2021 al 29 de agosto de 2021

La consolidada trayectoria de Franz West (1947-2012) le ha llevado a ser considerado uno de los escultores más carismáticos e influyentes de la escena artística contemporánea, figura clave en los últimos 50 años del arte europeo. Su trabajo se encuentra influenciado por las vanguardias europeas, heredero de la Secesión Vienesa y el accionismo vienés de los años sesenta y setenta.

Las creaciones de Franz West son un punto de inflexión que establecen una interacción entre el espectador y el objeto y se caracterizan por cuestionar la esencia, el significado o las implicaciones históricas de dichos objetos. En esta ocasión, no estará permitida la interacción con las obras con el fin de tener una buena conservación de las piezas artísticas muy frágiles, todas ellas, pertenecientes a colecciones privadas europeas.

La exposición Franz West. Últimas décadas incluye piezas emblemáticas del artista como muebles, sillas, lámparas, collages, maquetas de esculturas y esculturas de diferentes materiales como papel maché, yeso, poliéster o varias esculturas de exterior en aluminio.

A mediados de la década de los setenta, West comenzó a desarrollar sus características esculturas interactivas y portátiles denominadas “Adaptables” (Passstücke), piezas de diversas formas y tamaños realizadas en yeso y papel maché creadas para que el espectador pudiera llevarlas o usarlas. El objetivo de estas “Adaptables” consistía en crear una conexión entre el público y la pieza artística estableciendo una interacción más allá del propio objeto. En Franz West. Últimas décadas podemos ver Passstück (Adaptive)(1983) una escultura anatómica que recuerda a una columna vertebral y caderas realizada en madera y papel mâché, uno de los materiales identificativo en su producción o Tuttle (1974 / 2010).

West explora con los materiales incorporando objetos cotidianos como una escoba o botellas vacías como se observa en la obra Labstück / Refreseher (1997) en la que ha empleado una botella de champagne envuelta en papel maché y gasa apoyada a la pared.

A mediados de la década de los 80, la interacción entre la pieza y el espectador fue modificada por el artista dando lugar a la libertad de interpretación a través de la observación tituladas “Esculturas Legítimas”, piezas expuestas sobre pedestal.

West reformula el pedestal escultórico, incorporando cualquier elemento como posible peana alejándose de las peanas tradicionales. El interés del artista en unir ideas contradictorias en una obra de arte, le permitió colaborar con otros artistas que creaban los pedestales de sus obras.

Sus esculturas sobre pedestal se basan en formas abstractas con cierta tridimensionalidad, de acabado tosco y múltiples colores sobre peanas de diferentes características y formas, con un acabado descuidado intencionado como se aprecia en Sugarboy (2005), Zäh und zahm (2011), Rauch (2008) y Nippes (grün/rot/lila), (2004).

La influencia del arte africano queda patente en algunas de las obras de arte que se muestran en Franz West. Últimas décadas como en Larvae (2004), máscaras inspiradas por esta cultura y Lemure blue (2005-2006) en forma de grotescos rostros.

El cambio de escala también ha sido un aspecto recurrente en su obra ya que realiza pequeñas réplicas o maquetas que más tarde usaría para recrear esculturas de gran formato, algunos de estos ejemplos son las esculturas Agoraphobie (model) y Bronze (model) (ambas de 2005), cuyas formas orgánicas, recuerdan a los intestinos y en un tono rosado, estos modelos se encuentran acompañados por unas figuras hechas en papel jugando con la ironía y las connotaciones sexuales.

Sus esculturas de exterior se caracterizan por ser de grandes dimensiones realizadas con láminas de aluminio y pintadas de colores monocromos como el rosa o el amarillo. Las formas de estas piezas aluden al sentido del humor del artista adoptando formas de apariencia fálicas o de intestinos retorcidos. En Cool Book (2007) pieza circular con un característico color rosa al igual que Sitzskulptur (2005) o Mercury (2004) pieza alargada de color amarillo.

A mediados de los ochenta, comienza a desarrollar sus conocidos muebles y sillas considerados como una extensión de sus primeros trabajos, donde busca traspasar los límites y experimentar con nuevos escenarios y relaciones entre las obras y el espectador, de modo que el objeto tuviera utilidad dentro de la muestra y no solo tuviera que ser observado como hasta el momento.

Los primeros muebles que realizó, mesas, sillas o divanes realizados en hierro como en el caso de Habsburger Stuhl (1989) o Artist Chair (ambas de 2011) realizadas en acero, resina epoxi y laca acrílica, cuyos materiales, no permitían una correcta funcionalidad del objeto, ya que eran poco confortables e incomodaban al visitante que se sentaba en ellas para observar, sin embargo, otras piezas como Chaise à sculpture sur socle (1996), se encuentran en diálogo con otras piezas.

Por este motivo, en la década de los 90, West incorporó tapicería con forros de espuma a sus icónicas sillas, como en la serie Uncle, donde hasta una docena de sillas, realizadas entre 2001 y 2010 se podrán ver en Franz West. Últimas décadas. Estás sillas de comedor se caracterizan por estar cubiertas de tela industrial colorida, más cómodas que las anteriores y que permitían propiciar determinadas situaciones.

El collage es otra técnica artística característica en el trabajo de Franz West determinada por un tono humorístico y provocativo. El artista empleaba una combinación de fotografías con pinturas y diversas tipografías que producía para ilustrar carteles de sus exposiciones en diferentes instituciones culturales y galerías de arte, alejándose del diseño elegante que usaban para su difusión. Algunos ejemplos de ello son sus obras Untitled (À haute voix) y Juana y Juanita (ambas de 2020); Plakatenwurf (2003); Poster Design (SALE, Gagosian Beverly Hills) XIII y Poster Design (SALE, Gagosian Beverly Hills) X (ambas de 2005) y Untitled (Man with a Ball) (2012).

Franz West (Viena, Austria 1947-2012) estudió en la Academia de Bellas Artes de Viena de 1977 a 1982. Se dio a conocer internacionalmente a finales de los años 80. Participó en varias Bienales de Venecia (1988, 1993, 1997 y 2001), Documenta IX (1992) y Documenta X (1997), en Kassel, además ha expuesto en numerosos museos de todo el mundo como el MOMA de Nueva York, EE.UU (1997), MNCARS, Madrid, España (2001) y Whitechapel Art Gallery, Londres, Reino Unido (2003); Baltimore Museum of Art, Baltimore, EE.UU (2008); Museo Tamayo, México (2009); Philadelphia Museum of Art, Philadelphia, EE.UU (2012); y cabe destacar las retrospectivas en el Centre Pompidou, París, Francia (2018) y Tate Modern, Londres, Reino Unido (2018).

Su obras se incluyen en las principales colecciones públicas, como el Centro Pompidou París, Reino Unido; Tate Modern, Londres, Reino Unido; Museo Middelheim, Amberes, Bélgica; SMAK, Gante, Bélgica; Kunsthaus Graz, Austria; Museo Ludwig, Colonia, Alemania; Mumok, Viena, Austria; El Museo de Arte Moderno, Nueva York, EE.UU; MAK, Viena; Museo de Arte Moderno (MMK), Frankfurt; Museo Nazionale delle Arte del XXI Secolo (MAXXI), Roma, Italia o el Museo y Jardín de Esculturas Hirschhorn, Washington DC, EE. UU, entre otros.

© Archiv Franz West  © Estate Franz West

Ir al contenido