Seleccionar página


Muchos al traducir el título de la nueva exposición del Guggenheim al español tienden a relacionarlo con “embrujado”, sin embargo Haunted: Contemporary Photography/Video/Performance más que un embrujo evoca una nostalgia que atormenta desde el pasado.
Con el gran domo de esta obra arquitectónica de Frank Lloyd Wright cubierto para impedir el paso de la luz y el sonido proveniente de los proyectores que son parte de la última instalación colocada en la parte más alta de la espiral que baja rebotando en la gran explanada del medio, el ambiente que envuelve a esta muestra desde un inicio podría hasta resultar tétrico.
La exposición que abrió al público este 26 de marzo, y que explora a través de imágenes fotográficas, video y performances temas de la memoria, el truma y el regreso al pasado, será presentada a lo largo de toda la espiral y en dos salas del museo, en dos partes.
Haunted muestra alrededor de 100 piezas realizadas por casi 60 artistas, incluyendo muchas adquisiciones recientes que serán vistas en el Museo por primera ocasión.
El concepto de la exposición organizada por Jennifer Blessing, curadora de fotografía, y Nat Trotman, curador asociado, parte de varios hilos conductores que son el de Apropiación y Archivo; Paisaje, Arquitectura y el Paso del Tiempo; Documentación y Reitereación, y El Trauma y lo Extraño.
Mientras la primera entrega de esta exposición durará hasta el 6 de septiembre y se encuentra sobre la rampa del museo, la segunda se sumará en dos de las galerías el 4 de junio y estará a la vista del público hasta el 1 de septiembre del 2010.

Ir al contenido