Seleccionar página


Coincidiendo en fechas con la Bienal de Venecia, el Museo Correr de la ciudad  presenta hasta noviembre Julian Schnabel. Permanently Becoming and the Architecture of Seeing. Las obras seleccionadas, pinturas y esculturas, documentan la trayectoria del artista norteamericano desde la década de los setenta hasta la actualidad e ilustran la influencia en su estética, no sólo de Pollock o Cy Twombly, sino también de la tradición europea y mediterránea.
Además de rastrear en sus trabajos repercusiones de maestros españoles e italianos como El Greco, Tintoretto, Giotto, Goya, Gaudí o Picasso, esta muestra encuentra en su obra referencias a la literatura de Homero o Esquilo. La producción de Schnabel, que, como es sabido, es, además de artista, director de cine internacionalmente reconocido, se caracteriza por su estudiada evolución y su extraordinaria expresividad. Sus películas (Basquiat, Antes que anochezca o La escafandra y la mariposa) se relacionan estrechamente con su arte y deben contemplarse como una continuación natural de sus pinturas y esculturas.
Entre las obras más significativas que pueden verse en Venecia figuran Painting for Malik Joyeux and Bernardo Bertolucci (2006), The sea (1981), St. Francis in Ecstasy (1980), Portrait of Rula (2010), Bez #1 (2010), The Atlas Mountains (2008) y la monumental escultura de bronce Queequeg (2007-2010).

Ir al contenido