Seleccionar página


La Kunstlerhaus de Bremen es la primera institución alemana en presentar la obra de la artista checa Katerina Sedá, una de las más destacadas de su generación. It’s too late in the day es el título de la muestra que podrá verse hasta el próximo 18 de mayo, en la que la artista reflexiona sobre la esencia misma de hacer arte, sobre la autoría, sobre las razones que nos llevan a practicarlo y, por encima de todo, sobre su posible finalidad.
La exposición nace de la concesión de una planta de la firma de coches coreana Hyundai al pueblo de Nosovice, en la República Checa, país del que es ciudadana la artista y donde nació en 1977. Nada tiene de particular el pueblo, asfixiado junto a un nudo de comunicación, y menos ahora, con la fábrica que, sí, mantiene empleada a buena parte de sus casi mil habitantes pero que ha fracturado de modo flagrante cualquier posible modelo de convivencia entre ellos.A Katerina Sedá le interesa un tipo de arte que nazca de la interacción social. Acude a diferentes poblaciones, de mayor o menor escala, estudia su naturaleza demográfica y social e interviene para situar el concepto de creación artística a medio camino entre el ciudadano y ella misma en un buen ejemplo de lo que los anglosajones llaman social practice.
Más información, aquí
Katerina Sedá. It’s too late in the day
Kunstlerhaus Bremen
12 marzo – 8 mayo 2011

Ir al contenido