Seleccionar página

EL CAC MÁLAGA PRESENTA A LA ARTISTA KATI HECK

POR PRIMERA VEZ EN ESPAÑA


El Centro de Arte Contemporáneo de Málaga presenta la primera exposición individual en España y en un museo de Kati Heck. En la exposición KOPF=KOPFNUSS, comisariada por Fernando Francés, se podrán ver 41 obras: pinturas de pequeño y gran formato, dibujos, escultura, fotografía y un vídeo. La artista se mueve en diferentes disciplinas y una de sus principales características en su trabajo es el dominio de la pintura que recuerda a los grandes maestros clásicos, con la incursión de técnicas contemporáneas. Su particular visión del cuerpo humano, con la deformación intencionada de algunas de sus partes, y a veces dejando sin terminar los lienzos, son otros de los elementos que mejor definen su obra. Kati Heck nació en Alemania, estudió en Amberes y Viena, pero actualmente vive y trabaja en Amberes, Bélgica. Esta exposición se suma a los actos programados con motivo del décimo aniversario del CAC Málaga (2003-2013).

Del 13 de diciembre de 2013 al 16 de marzo de 2014

“Necesito la referencia de la imagen real, pero tengo que combinarla con mis anécdotas personales. Pintar siempre lo mismo me parece aburrido. La decadencia o la enfermedad pueden resultar hermosas y más apasionantes que pintar un rostro bonito”, ha explicado en más de una ocasión Kati Heck sobre su trabajo.  (Düsseldorf, Alemania, 1979). KOPF=KOPFNUSS es una selección en 42 piezas que repasa el trabajo de la artista alemana de los últimos cinco años. Muchas de las obras son inéditas. La artista alemana se caracteriza por la combinación del fotorrealismo con otros que están deformados o, incluso, son inventados.
Para Fernando Francés, director del CAC Málaga: “Algo que llama la atención de su trabajo es la capacidad de mutar que tienen sus personajes: aparecen alegres, de repente se tornan en melancólicos, tristes, enfadados, con miradas divertidas, es una mezcla de sensaciones, pero dibujado con la maestría y técnica heredada de la escuela expresionista alemana. La artista juega con la capacidad de interpretar de sus figuras y lo transmite en la pintura, dándole un sentido, a veces dramático, a veces irónico, a todo aquello que hace. De repente deforma el pie o los dedos de la mano de sus figuras como una forma de llamar la atención sobre el espectador, que ve una escena tan real como soñada. Y que no sabe nunca donde están los límites. Un juego peligroso, un juego provocador en el que siempre es fácil caer y no tan fácil salir de él. Precisamente es esa capacidad de sorprender, aunque a veces la sorpresa saque a la luz pensamientos más oscuros, es lo que atrapa y capta en un primer momento la atención de los que ven su obra”.
Esta enseñanza de la escuela pictórica alemana y europea también queda patente en su trabajo. Combina la figuración a la hora de pintar los cuerpos que representa con elementos expresionistas en la deformación de brazos o pies con influencias de artistas del siglo XX y el siglo XXI de su país como Otto Dix o Martin Kippenberger. Esta versatilidad también se aprecia especialmente tanto en sus dibujos como en las pinturas de gran formato, dejando en algunos de sus trabajos partes del lienzo sin pintar intencionadamente.
En su trabajo, la puesta en escena es casi teatral. Kati Heck disfraza a sus modelos y se inventa poses para representar escenas, bien cotidianas con sus amigos en las que ella forma parte del cuadro como un personaje más, (Danke, das wär dann alles, 2013) o inventadas (Piece, 2013). En otras obras refleja su estudio y el ambiente en el que desarrolla su trabajo, dando pinceladas de su propia vida en estas escenas. Refleja el ambiente inmediato y más cercano, con grandes dosis de ironía y humor (Babydetektiv mit Sekretärin, 2012). Incluso se retrata a ella misma, pero esta vez observando y dirigiendo el acto.
Pese a representar en la gran parte de su trabajo escenas alegres y distendidas, el dramatismo también está presente. Algunos críticos la incluyen dentro de movimientos como el posfeminismo por la forma de representar el cuerpo, en especial, los desnudos femeninos. Para ella, una obra no debe reflejar sólo las partes bonitas o proporcionales, también debe sacar a la luz aquellas zonas vedadas, oscuras y que no se ven o aprecian a simple vista. Desde pequeña ha leído novelas de misterio y quizás es ese el motivo por el que siente atracción por lo desconocido y lo imperfecto.
Otro recurso empleado por la artista alemana es el lenguaje. Kati Heck emplea el alemán, pero no el idioma oficial, utiliza una jerga, incluso llega a inventarse palabras. Estas frases o vocablos sueltos los incluye e su discurso, a veces dando lugar a mensajes difíciles de interpretar. El lenguaje verbal y el no verbal en las expresiones de los personajes y en sus poses dan pistas sobre la interpretación final de su trabajo. Los alimentos y la comida –como salchichas, patatas o pepinillos- son otros elementos culturales de su país de origen y a los que recurre de forma frecuente en su trabajo (Discovereies I, 2013).
Con todo, el humor y la ironía están muy presentes en sus pinturas, en algunas ocasiones con caricaturas de sus propios personajes, que parecen sacados de un cuento. Imaginación y realidad se funden y a veces no se distinguen en su trabajo. Además, tiene influencias del cómic, las novelas de misterio e incluso la estética de los dibujos animados. No obstante, en su trabajo también se encuentran referencias a los pensamientos filosóficos e históricos de autores alemanes como el conocido dramaturgo y poeta Bertolt Brecht mezclados con sus propias vivencias personales. Para la creatividad de la artista, el dibujo y la pintura no son suficiente. Otras disciplinas y técnicas tienen cabida en su trabajo, como son el collage, la escultura, la fotografía, el grabado, las películas o las performances.
Kati Heck nació en 1979 en Düsseldorf (Alemania). Estudio Bellas Artes en las academias de Amberes y Viena. En la actualidad vive y trabaja en Amberes (Bélgica). Su trabajo se ha podido ver en exposiciones colectivas en galerías y museos de todo el mundo, como en la Saatchi Gallery de Londres (2012) o en el Museo de Arte Nacional de China (2010),  además de exposiciones individuales en la Tim Van Laere Gallery de Amberes en Bélgica (2011), en la Mary Boone Gallery de Nueva York (2008) o en el Museum Het Domein Sittard, de los Países Bajos (2008). En 2011 ganó el premio de pintura Ikob Art Price.
Para descargar la hoja de sala pulsar aquí.

Ir al contenido