Seleccionar página


La Tate Modern de Londres expone desde el pasado 12 de octubre la famosa instalación del artista chino Ai Weiwei Sunflowers Seeds (Semillas de girasol). Weiwei ha cubierto los 1.000 metros cuadrados del suelo de la Sala de Turbinas del museo con más de cien millones de pipas de porcelana pintadas una por una a lo largo de dos años por cada uno de los 1.600 artesanos de la ciudad de Jingdezhen.
Cada una de las pipas que componen la instalación Sunflower Seeds , se moldeó y se fundió en un horno a 1.300 grados centígrados, se pintó luego a mano y se metió de nuevo en el horno, esta segunda vez a una temperatura de 800 grados centígrados.
Aunque en un principio los visitantes de la Tate Modern podían cruzar por  los más de cien millones de pipas que ocupan la Sala de Turbinas, poco después la galería lo prohibió alegando que  el polvo que se levanta cuando el público pasa a través de la obra, pisando la porcelana, podía resultar insano.
Sunflower Seeds es la undécima instalación de la serie Unilever inaugurada en el año 2000 en la Tate y por la que ya han pasado unos 24 millones de visitantes. En las ediciones anteriores se han visto, entre otras, la araña gigante de Louise Bourgeois, los ascensores en perpetuo movimiento de Juan Muñoz, el sol resplandeciente de Olafur Eliasson, los toboganes gigantes de Carten Höller, y la grieta que rompía el suelo de la sala, de Doris Salcedo.
Ai Weiwei. Sunflower Seeds
Tate Modern. Londres
12 octubre – 2 mayo 2011
Más información, aquí

Ir al contenido