Seleccionar página

Las autoridades egipcias ordenaron hoy el cierre de cuatro museos para revisar sus sistemas de seguridad, tras el robo, el pasado día 21, del cuadro “Las Amapolas” del holandés Vincent Van Gogh (1853-1890) de una galería de El Cairo.

Los centros que han cerrado son el Museo Nubio de Asuán, el de Cerámica Islámica de El Cairo y los de Mahmud Said y Seif Wanli de Alejandría, informaron el Consejo de Antigüedades (CSA) egipcias y fuentes del Ministerio de Cultura.
El secretario general del CSA, Zahi Hawas, explicó en un comunicado que el Museo Nubio de Asuán, 960 kilómetros al sur de la capital, permanecerá cerrado durante dos semanas para renovar los sistemas de seguridad y vigilancia, y las alarmas.
Hawas señaló que la vida útil de esos sistemas ha acabado, ya que no se han cambiado desde la inauguración del centro en 1997 y se averiaban frecuentemente.
Asimismo, subrayó que se ha decidido intensificar la presencia de vigilantes de seguridad dentro de las salas del museo y en sus alrededores hasta el fin de los trabajos de renovación.
Por otro lado, el Ministerio de Cultura ha decidido el cierre del museo de El Cairo y los dos de Alejandría, 220 kilómetros al norte de la capital, tras descubrir que sus cámaras de vigilancia no funcionaban, indicaron fuentes de ese departamento a Efe.
El diario independiente Al Masri al Youm reveló que documentos oficiales en su poder demuestran que el jefe del sector de Artes Plásticas del Ministerio de Cultura, Mohsen Shaalan, detenido por negligencia en el caso de “Las Amapolas”, pidió en el 2008 financiación para mejorar la seguridad de los museos.
Sin embargo, el funcionario nunca recibió respuesta, según el periódico.
El Ministerio de Cultura desmintió esa información en un comunicado y agregó que respondió en abril del 2009 destinando 40 millones de libras egipcias (unos 7 millones de dólares) a la mejora de los centros.
Las investigaciones sobre el robo de “Las Amapolas” del Museo de Arte Moderno Mahmud Jalil de la capital han desvelado que su sistema de vigilancia tenía graves deficiencias y que las cámaras de seguridad ubicadas en la sala que albergaba el cuadro estaban estropeadas desde hacía tiempo.
Tampoco funcionaban las cámara colocadas en la entrada y salida del edificio, ni el detector de metales situado en la puerta principal, ni los sistemas de alarma de prevención de robos.
En un comunicado emitido hoy, el grupo opositor Hermanos Musulmanes responsabilizó al Gobierno del robo y apuntó que lo sucedido “es el resultado de la corrupción que se ha propagado en diferentes sectores del Ejecutivo”.
La influyente organización ilegal pidió que sean llevados a juicio todos los responsables del Ministerio de Cultura, comenzando por el ministro Faruk Hosni, y terminando con el funcionario de menor rango

Ir al contenido